Don Jacob, cofundador de Bluebeam, reflexiona sobre las lecciones aprendidas al iniciar una empresa en un garaje en 2002 que se ha convertido en una empresa global que ayuda a los clientes de la industria de la construcción de todo el mundo a trabajar de manera más eficiente.

En 2022, Bluebeam celebró sus 20 aniversario. Como uno de los miembros fundadores del equipo de la compañía, quería aprovechar la ocasión para reflexionar sobre este increíble viaje.

Es profundo experimentar el crecimiento de una empresa desde el inicio, con un puñado de personas apasionadas por el software, hasta cerca de unos 400 empleados en todo el mundo hoy en día. Los recuerdos y los hitos en el camino han hecho que el viaje sea inolvidable.

Quería compartir brevemente algunas de las lecciones de los primeros días que han formado la columna vertebral de lo que ha hecho de Bluebeam una gran compañía, sirviendo a millones de clientes en la industria de la arquitectura, ingeniería y construcción (AEC) en todo el mundo.

Lección #1: El poder del trabajo en equipo

Al igual que muchas empresas de tecnología, Bluebeam se fundó en un garaje / almacén en 2002, cuando la industria AEC estaba en un lugar muy diferente. De hecho, Bluebeam comenzó en una industria, fabricación y diseño aeroespacial completamente diferentes. Eventualmente, nos dimos cuenta de que había una necesidad mucho mayor y más amplia en la industria AEC.

Como pequeña empresa, todos deben participar en todos los aspectos del negocio, haciendo lo que sea necesario para completar los lanzamientos de software a tiempo, haciendo una venta y haciendo cualquier otra cosa que sea necesaria para mantener las puertas abiertas y las facturas pagadas por otro mes. En estos tiempos se forman vínculos y se hace el ADN de una empresa.

Todos trabajamos juntos, independientemente del título, para lograr los objetivos de la empresa. Esos momentos de tomar las grandes decisiones como empresa nos elevaron al siguiente nivel. Pasamos más tiempo juntos en esos primeros años que con nuestras familias. A veces incluso bromeo diciendo que Bluebeam fue mi primer hijo.

Pienso en el momento en que, después de ir a ferias comerciales una y otra vez con la misma pequeña pantalla emergente, nos veíamos como todos los demás proveedores con sus propias pantallas pequeñas. Así que pensamos: ‘Vamos a ir a lo grande’, así que nos comprometimos a obtener un stand de diseño personalizado de 40 pies por 40 pies. De esta manera podríamos estar ahí fuera con los grandes.

En retrospectiva, es sorprendente que esta decisión de marketing aparentemente menor impulsara tantos negocios para la empresa.

Esta mentalidad de “ir a lo grande” en nuestro marketing nos obligó a estar a la altura de las expectativas con nuestro software. Entonces, en el show de AIA Miami en 2010, aparecimos con un anuncio sobre algo nuevo y grande: Bluebeam Studio.

Studio nos transformó como empresa. Fue nuestra primera entrada en la computación en la nube, y permitió una forma completamente nueva de colaboración en la industria. También dio forma a Bluebeam durante muchos años; hasta el día de hoy, Studio sigue siendo una parte esencial de los proyectos de construcción en todo el mundo.

Otro punto culminante de esos días llegó con cada nueva versión importante, ya que los ingenieros demostrarían las características. Recuerdo estos momentos como momentos eléctricos y unificadores. Las reuniones estaban cargadas de energía; Finalmente estábamos revelando a la compañía lo último y lo mejor de nuestros productos. Estos eventos generaron gran expectación, viendo lo que en breve estaría en manos de nuestros clientes.

Estos ejemplos resaltan la estrecha colaboración, asociación, entusiasmo y apoyo mutuo en la era temprana de Bluebeam, uniéndose para apoyar funciones. No importaba quién estaba haciendo qué; Todos estábamos allí para apoyarnos mutuamente.

Lección #2: Abraza el “scrappiness”

Al principio, especialmente con los recursos financieros mínimos que teníamos, la chatarra, en resumen, hacer más con menos, era una característica clave en todos los aspectos del negocio. Sin embargo, cuando una empresa crece, no puedes mantenerte descuidado de la misma manera. Cuando eres pequeño, nunca tienes suficientes recursos; Cuando eres grande, los recursos se dedican a otros lugares con intereses en competencia.

En todas las fases de la empresa, hacer lo que sea necesario para hacer el trabajo requiere trabajar alrededor de los obstáculos y estar siempre dispuesto a superar los desafíos persistentes que inevitablemente surgirán.

Lección #3: Manténgase cerca del cliente

Conocer al cliente y el mercado, y construir la intuición y una estrecha conexión con los usuarios, son ingredientes vitales que ayudan a una empresa de tecnología como Bluebeam, sin importar en qué etapa de crecimiento se encuentre. No solo es importante escuchar al cliente, sino que en la construcción tienes que ir al lugar de trabajo. Caminar en las botas de los clientes y observar cómo trabajan es esencial para poder abordar realmente sus necesidades a través de la tecnología. Hacer esto influyó en las innumerables decisiones pequeñas y grandes que se tomaron a medida que continuamos mejorando nuestro software.

Me gusta pensar que este enfoque intensivo centrado en el cliente es parte de la razón por la que Bluebeam continuó creciendo durante los períodos difíciles para la economía. Durante la Gran Recesión de 2008-09, cuando la industria de la construcción necesitaba mejorar su eficiencia para sobrevivir, Bluebeam estaba allí con una solución. La industria necesitaba reevaluar cómo se podía hacer la documentación del proyecto para que los proyectos se completaran más rápido.

Mejorar Revu con colaboración en tiempo real en Studio jugó un papel importante en la solución de este desafío de la industria, minimizando el papel, acelerando las revisiones de proyectos y ampliando la oportunidad de reunir a los equipos de manera más eficiente. Al tener un profundo conocimiento de los clientes y las necesidades de la industria en este momento peligroso, Bluebeam pudo construir soluciones para un problema importante de la industria.

Bluebeam ha tenido una relación tan productiva con la industria porque, en muchos sentidos, nuestros clientes son una extensión de nuestro equipo, trabajando juntos para avanzar en la industria.

Lección #4: El camino nunca es recto; esperar los baches de la carretera; Disfruta del viaje

Los obstáculos, por difíciles que puedan parecer en el momento, también son oportunidades. Aprendimos temprano a ajustarnos, adaptarnos y aprender; Ser ágiles en nuestro pensamiento en el negocio. Esta mentalidad ha sido vital para nuestro crecimiento continuo. Tener una dirección es importante, sin duda, pero tener la confianza para adaptarse y ajustarse frente a los desafíos es igual de importante.

Puede ser algo aterrador cuando el camino que planeó originalmente cambia de debajo de usted, ya sea debido a las condiciones del mercado, aprender más sobre los clientes o los cambios de la industria. Aún así, tener la confianza para adaptarse y avanzar hacia mí es lo que separa a las empresas que sobreviven de las que no lo hacen.

Bluebeam se forjó en tiempos económicos difíciles, justo después del estallido de la burbuja inicial de Internet. Volvimos a crecer durante la Gran Recesión casi una década después. Y, más recientemente, cuando la pandemia de COVID-19 envió a la industria al trabajo remoto, nuestro ecosistema basado en la nube estaba allí en lo que ciertamente fue una transición rápida y difícil.

Es en estos tiempos que nuestros clientes buscaban formas de optimizar sus operaciones para evolucionar y sobrevivir. En Bluebeam queríamos ayudar en esos tiempos, y continuamos creciendo juntos a medida que avanza la industria.

Al reflexionar sobre las oportunidades y desafíos en las últimas dos décadas, me siento alentado por la oportunidad en constante expansión dentro de nuestra industria. La tecnología de la construcción no era realmente una cosa en 2002, y es sorprendente ver cuán vital e importante ha sido el enfoque de esta área como piedra angular para la sociedad.

Finalmente, ha sido increíblemente gratificante ver a todas las grandes personas que han sido parte de la formación de Bluebeam. Así también, creo que Bluebeam ha dejado una marca en nuestros empleados actuales y pasados, con la esperanza de inculcarles una parte de la especialidad que es Bluebeam.

Ha sido gratificante haber influido en estas personas y verlos pagar con ellos llevando elementos del ADN Bluebeam con ellos a medida que avanzan en sus carreras tanto aquí como en otros lugares, dentro y fuera de la industria AEC.

¡Hasta los próximos 20 años!